El ahorro energético, un argumento de peso en la compra de nueva vivienda

La llegada del invierno trae consigo un inevitable y, en muchas ocasiones, insostenible aumento del gasto en nuestra economía doméstica. 

Viviendas eficientes - Grupo Conapi, Constructora de casas

La bajada de las temperaturas y la diminución de las horas de luz natural inciden directamente en nuestros hábitos dentro del hogar, forzando al mayor uso de la tecnología –sistemas de calefacción, iluminación, secadora, etc-, que elevan significativamente las facturas de luz y gas, además de contribuir considerablemente al calentamiento climático del planeta, uno de los mayores problemas socio ambientales al que se enfrenta el hombre.

El asunto es de tal calado que, desde el año 2007, es obligatorio obtener una certificación energética expedida por el Ministerio de Industria y Energía, ideada para calificar de más a menos la eficiencia de cada edificio o vivienda. Pero la obtención de dicho sello oficial no nos libera de la merma económica que supone acondicionar nuestros hogares al invierno, por lo que debemos habituarnos a una serie de pequeños pero efectivos cambios. Los más importantes son, sin duda, revisar el estado del aislamiento de la casa, abriendo las persianas durante los días soleados y cerrándolas por la noche. Es también muy útil mantener limpios y en perfecto funcionamiento los sistemas de calefacción, fijando el termostato entre 19ºC y 21ºC, ya que por cada grado de más, el consumo de energía se incrementa alrededor de un 7%. Además, las horas en las que no estamos en casa, al igual que el tiempo que dedicamos a ventilarla, debemos bajar el termostato a una temperatura mínima de mantenimiento.

Si seguimos estos consejos, tendremos preparado nuestro hogar para la llegada del frío, optimizando sus actuales condiciones, sobre todo si nos enfrentamos a la imposibilidad de adquirir una nueva vivienda, genéticamente más sostenible. Si, por el contrario, estamos barajando la  compra de nueva vivienda, es el momento de priorizar la eficiencia del nuevo inmueble para evitar en el futuro muchos de estos inconvenientes.

Pero, ¿sabemos qué características posee una vivienda sostenible? El término se sustenta sobre una serie de pautas obligadas a la hora de su construcción: una buena orientación, que permita aprovechar tanto la radiación solar como del viento, asegurando la renovación y salubridad del aire, y colaborando con el acondicionamiento térmico del edificio. Relevante es también un aislamiento de última generación que proteja la vivienda de las inclemencias externas y, sobre todo, el uso de energías renovables, a base de sistemas como el de energía solar térmica, que se encarguen de suministrar aproximadamente el 60% del consumo de agua caliente sanitaria durante todo el año. Y si, además, buscamos la integración del hogar con la naturaleza, dotándola de zonas verdes, habremos alcanzado la más alta cualificación energética, medioambiental y, sobre todo, de bienestar individual y familiar.

Si quieres conocer en profundidad un proyecto de vivienda sostenible, consúltanos sobre el nuevo residencial Las Lomas de Tempranales de Grupo Conapi, en San Sebastián de los Reyes (Madrid).

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *