Lo último en eficiencia energética: biocombustibles y tejas solares

Ya sabéis que, fruto de nuestro compromiso por implementar las soluciones más innovadoras para optimizar la sostenibilidad y eficiencia de nuestros proyectos, nos mantenemos al día de las últimas tecnologías que se lanzan al mercado nacional e internacional. A pesar de que a primera vista muchas de ellas parecen simples curiosidades, lo cierto es que la gran mayoría están llamadas a ser claves en la construcción del futuro. Hoy nos detenemos en dos de ellas. El pellet de serrín, como biocombustible barato y ecológico, y las tejas solares, un revolucionario sistema energético.

 

Captura de pantalla 2014-04-15 a las 08.58.34El pellet es un tipo de combustible granulado alargado de entre dos y tres centímetros, a base de serrín prensado de madera, que se ha convertido en la alternativa más ecológica y barata para producir energía térmica. La demanda de este material ha crecido como la espuma en los últimos cinco años, y las previsiones estiman que en 2020 se situará en torno al millón de toneladas. El éxito de este material radica en la comodidad de su consumo, su origen y destino reciclables y su capacidad para producir menos contaminantes (SOx y dioxinas). Porque para su fabricación no se necesita talar árboles, ya que se usan desperdicios de podas, talas o de carpinterías. Sus pequeñas dimensiones permiten que el tamaño de la estufa sea menor, pudiendo ser incluso portátil, y ocupan poco espacio para su almacenaje. Y, lo que es más importante, generan una cantidad apreciable de cenizas de origen vegetal ricas en calcio y potasio, no tóxicas, que se pueden aprovechar como abono o suplemento mineral de animales. Por estas y otras muchas razones, el pellet es hoy una alternativa real cada vez más conocida.

 

tejas-destacado

En cuanto a la segunda innovación, a pesar de estar aún muy poco extendida, nos resulta absolutamente imprescindible para el futuro. Se trata de las tejas solares de la compañía sueca SolTech, fabricadas en un formato de teja clásica pero que funcionan como captadores de energía solar de última generación, convirtiendo el tejado en un gran panel solar. A base de materiales semitransparentes, las tejas forman un circuito de circulación de fluidos que van calentándose, transportando el calor acumulado hasta un generador. El sistema está protegido de forma que la cantidad de calor que se pierda en el proceso es mínima. El sistema es tan eficiente que permite obtener calefacción y agua caliente durante todo el año. Sin duda, un invento  orientado al ahorro energético y al mantenimiento de la buena salud del planeta. Desde Conapi confiamos en que su uso se regule y generalice pronto en nuestro país.

Más información:

Pellet >>

Tejas Solares >>